Consejos para comprar juguetes

 

      Llegando a estas fechas nos inundan no sólo con anuncios de juguetes, colonias o la lotería de navidad, también de las recomendaciones a tener en cuenta a la hora de comprar esos juguetes, y aún más siendo para los peques de la casa.

     Aquí vamos a ver esas recomendaciones y pinchando en la imagen veréis un fichero PDF con los errores más comunes.

     No todos los juguetes son apropiados para todas las edades. Conviene mirar en los envases las edades recomendadas, una de las informaciones que obligatoriamente debe figurar. También hay que recordar la función educadora que el juguete tiene respecto a la igualdad entre sexos: no hay que distinguir entre juguetes exclusivos para niños o para niñas.

      A la hora de comprar un juguete conviene tomar las siguientes precauciones:

  • Probar el uso y manejo del juguete en la tienda. Este consejo es especialmente recomendable para los niños que lo han visto en un anuncio de la televisión y pueden tener una imagen muy diferente de lo que es en realidad.
  • No es recomendable comprar en almacenes y tiendas esporádicas que sólo abren durante algunos días al año (periodo navideño). Posteriormente no tenemos a quién reclamar la garantía.
  • Buscar, en la medida de lo posible, comercios adheridos al Sistema Arbitral de Consumo, ya que demuestran buena voluntad para resolver las posibles discrepancias con los consumidores.
  • Comprar únicamente los artículos que muestren en su envase la marca CE de forma visible, legible e imborrable. Es la garantía de que cumplen todas las normas de seguridad europeas. Consultar en la página del Instituto Nacional de Consumo los juguetes que están retirados del mercado por su peligrosidad.
  • Rechazar los que contengan elementos cortantes o que puedan causar daño.
  • Los juguetes funcionales deben adjuntar las instrucciones de uso y precauciones que hay que seguir.
  • Los destinados a niños menores de tres años no deben tener piezas pequeñas que el niño pueda tragar o inhalar. No pueden estar fabricados con materiales que aumenten de tamaño si se mojan con saliva.
  • Los elaborados con tela, como los peluches, deben ser resistentes al fuego. Los ojos, orejas, adornos, etc. deben estar bien sujetos para evitar que se desprendan.
  • Los juguetes químicos deben indicar su posible peligrosidad y las precauciones que hay que adoptar.
  • Los que funcionen con electricidad están limitados a una tensión máxima de 24 voltios.
  • Triciclos, caballitos o coches deben ser lo suficientemente estables como para evitar el riesgo de vuelco.
  • Por último, debe guardarse el ticket que servirá como aval en caso de reclamación.
Fuente: Consumer.

Artículos relacionados con imágenes