Educar para la No-violencia y la Paz

Hoy día 28 de enero se celebra el Día Escolar de la No-violencia y la Paz.

Paz     Todo empezó hace cuarenta años cuando el poeta pacifista mallorquín, Llorenç Vidal, tuvo la idea de organizar en torno a la fecha conmemorativa del asesinato de Gandhi (en 1948), unas jornadas educativas para fomentar la convivencia entre niños y jóvenes. Así es como cada 30 de enero, a través de inúmeras actividades escolares, miles de niños y jóvenes pasaron a celebrar esta fecha, como forma de alcanzar y conquistar año a año un sueño: un mundo en el que sea posible la globalización de la libertad, de la justicia social y de los derechos humanos.

Paz, compromiso de los padres.

     Como padres, tenemos una gran responsabilidad de preparar a nuestros hijos para la vida, para que tomen conciencia de que ante la realidad de un mundo dominado por la destrucción, el terror, la guerra, la muerte, etc, tenemos que luchar por la conservación de unos valores que no representen amenazas al nuestro alrededor ni a los demás.

     Educar a los niños y a los jóvenes en las vivencias cotidianas de la no violencia, del diálogo, de la tolerancia, de la justicia, de la libertad y de la defensa activa de los derechos humanos sí son obligaciones morales que los profesores, pero también los padres y la sociedad entera, deberíamos exigirnos cada día del año y no solo el 30 de enero. La celebración de este día deben generar gestos de paz y de diálogo, que conciencien a profesores y a alumnos de la responsabilidad moral que todos los seres humanos tenemos de no hacer a los demás lo que no queremos que nos hagan a nosotros.

Interés educativo de este día.

     La formación para la paz, la cooperación y la solidaridad entre los pueblos es una de las finalidades que se plantea este sistema educativo. La LOGSE subraya la necesidad de trabajar estos aspectos de forma similar a otro tipo de contenidos, y de este modo surgieron los temas transversales.

     Esta celebración es, por tanto, una oportunidad más de contribuir a que los centros se conviertan en instrumentos de paz y entendimiento entre personas de distinta formación, raza, cultura y religión. No hemos de olvidar que la escuela es un reflejo de una sociedad con la que comparte defectos, pero en ella también se educa para la vida y se busca desarrollar en los alumnos las capacidades y competencias necesarias para una participación social activa.

Fuentes: guiainfantil.com, AMPA ceip Valdés Leal.

Artículos relacionados con imágenes